...   ...


¿Cuál es la Misión de la Iglesia Adventista del Séptimo Día?

“La obra más solemne y sagrada que alguna vez se haya dado a los mortales es la de proclamar los mensajes del primero, el segundo y el tercer ángel a nuestro mundo.” CSRA 90

Como Adventistas sabemos que la Iglesia Adventista del Séptimo Día fue levantada por Dios para que fuese centinela en el tiempo del fin.

Son los mensajes de los 3 angeles los que nos hicieron exisitir como iglesia. El reavivamiento y la reforma no pueden separarse, cuando se reavivan los mensajes de los 3 angeles y se los presente al pueblo, esto traerá el reavivamiento porque les dara la seguridad de que la iglesia adventista es la verdadera y que permanecerá hasta el fin. Notas Biograficas 463

¿Porque Dios no utilizó a otra denominación de las que ya existían para cumplir su propósito?, ¿Porqué tuvo que levantar un pueblo diferente?

La respuesta es clara, Babilonia había caído. Todas las iglesias habían cerrado la puerta al mensaje que había de proclamarse y participaban del vino de Babilonia. Por eso el Señor en su gran misericordia para la humanidad, sacó un pueblo destinado a ser santo y que no estuviese contaminado con los asertos de Roma. Los mensajes del primer y segundo angel fueron proclamados en aquel entonces, tal como deben ser proclamados nuevamente, en adición con el mensaje del tercer ángel.

A los Adventistas, Dios bendijo con gran luz y les dió una misión especial, predicar el mensaje de los 3 Ángeles a un mundo que perece. El último mensaje de misericordia al mundo. Ésta es la misión de la Iglesia, ésta es la razón de su existencia

“En un sentido muy especial, los adventistas del séptimo día han sido colocados en el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La Palabra de Dios proyecta sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de la mayor importancia les ha sido confiada: proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra puede ser comparada con ésta y nada debe desviar nuestra atención de ella”. (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 288, 289).

En nuestro días, son muchos (pastores y miembros adventistas) los que llaman a cumplir con el cometido Bíblico: "Predicar el evangelio a todo el mundo". Pero para el Adventismo, éste evangelio cumple su significado en todo el cúmulo de verdades que Dios nos ha confiado. No podemos ser como las demás denominaciones que nos limitemos simplemente a predicar un mensaje de "Paz y Seguridad". Nosotros tenemos un mensaje de amor y de amonestación, de justicia y de juicio. Pero tal parece que hemos decidido quedarnos con el amor y la justicia y hemos mutilado del mensaje la parte de amonestación y juicio. Estamos predicando un mensaje muy parecido a lo que predican las demás denominaciones. ¿Entonces cuál es el propósito de nuestra existencia?

Hemos dejado de cumplir con nuestra misión, y por ello nos debemos dar cuenta de nuestra rebelión a Dios. Somos una iglesia insubordinada. Esto es fácil de comprobar de la siguiente manera: cualquier miembro de iglesia que ha ingresado recientemente (en los ultimos 20 años), dificilmente conoce cual es el mensaje de los 3 Ángeles. Esto quiere decir que probablemente la mayoría de Adventistas en la actualidad no saben para qué son Adventistas, no saben para qué Dios los llamó, ni que tienen una misión diferente que cumplir.

¿Cuándo fue la última campaña organizada por su iglesia en donde se predicó el mensaje de los 3 ángeles?. ¿Estamos siendo fieles a nuestro cometido?

“Las verdades que debemos proclamar al mundo son las más solemnes que jamás hayan sido confiadas a seres mortales. Nuestra tarea consiste en proclamarlas. El mundo debe ser amonestado, y el pueblo de Dios tiene que ser fiel a su cometido... “¿Esperaremos hasta que los juicios de Dios caigan sobre el pecador para decirle cómo evitarlos? ¿Dónde está nuestra fe en la Palabra de Dios?¿Debemos ver realizadas las cosas anunciadas para creer en lo que él nos ha dicho? En claros y distintos rayos, nos ha llegado la luz, enseñándonos que el gran día está "a las puertas". Leamos y comprendamos antes que sea demasiado tarde (Joyas de los Testimonios, tomo 3, págs. 288, 289).

Estimado hermano, escuchemos la voz inspirada que nos manda cumplir con nuestro deber. Que haga eco en nuestras conciencias, y que obedezcamos a Dios antes que a los hombres. Seamo fieles portaestandartes de la verdad presente que nos tocó a nosotros proclamar. Influyamos en nuestras iglesia para realizar los cambios que haya que hacer, bajo la dirección Divina, con el único fin de retomar nuestra misión, y no escuchemos la voz de aquellos (inclusive pastores) que dicen que este mensaje no debe predicarse ya, porque en nuestro tiempo no toca hablar mal de ninguna otra denominación, o que estos mensajes serán predicados en el futuro.

“Hay quienes escudriñan las Escrituras en busca de pruebas de que estos mensajes están todavía en el futuro. Reconocen la veracidad de los mensajes, pero fracasan en ponerlos en el lugar que les corresponde en la historia profética y confunden a la gente. No perciben ni comprenden el tiempo del fin, ni dónde colocar estos mensajes. El día de Dios se aproxima con pasos furtivos, pero los hombres supuestamente sabios y grandes hablan de una "educación superior", que suponen se origina en las mentes finitas. No distinguen las señales de la venida de Cristo o del fin del mundo. El centinela debe conocer en qué momento de la noche está. Todo se reviste ahora con una solemnidad que los que creen la verdad deben percibir y sentir”. . .(Alza tus ojos, 367)

Cualquier voz que retrace, niegue, impida, suavice o disimule la predicacción del Mensaje de los 3 Ángeles, sepa usted que se trata de la voz de Satanás estorbando a la misión adventista. Avancemos!, no retrocedamos. ¿Porque nos reusamos a dar el mensaje de manera clara? ¿Porque predicamos en nuestras campañas evangélisticas en términos mesurados? Ya no nos atrevemos a denunciar a Babilonia (segundo ángel) y mucho menos a señalar a la Bestia y su imagen (tercer ángel).

“Satanás ha ideado un estado de cosas por el cual la proclamación del mensaje del tercer ángel será detenida. Debemos precavernos de sus planes y métodos. No debe suavizarse el tono de la verdad, no debe disimularse el mensaje para este tiempo. El mensaje del tercer ángel debe ser fortalecido y confirmado. El capítulo dieciocho de Apocalipsis revela la importancia de presentar la verdad no en términos mesurados, sino con valentía y poder. Ha habido demasiados rodeos en la proclamación del mensaje del tercer ángel. El mensaje no ha sido dado tan clara y distintamente como debiera haber sido proclamado” (Manuscrito 16, 1900). (El Evangelismo, pág. 171)

Estimado hno. dondequiera que se levante el estandarte de este mensaje, inmediatemente surge la respuesta del enemigo, pero sea fiel solo a Dios.

Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. Apoc. 2:10
......