...   ...

La Esencia de la Libertad de Conciencia

La libertad de conciencia, es la libertad que Dios le da a cada alma para pensar y seguir sus propias convicciones.

“En asuntos de conciencia, el alma debe ser dejada libre. Ninguno debe dominar otra mente, juzgar por otro, o prescribirle su deber. Dios da a cada alma libertad para pensar y seguir sus propias convicciones. "De manera que, cada uno de nosotros dará a Dios razón de sí." Ninguno tiene el derecho de fundir su propia individualidad en la de otro. En todos los asuntos en que hay principios en juego, "cada uno esté asegurado en su ánimo." En el reino de Cristo no hay opresión señoril ni imposición de costumbres. Los ángeles del cielo no vienen a la tierra para mandar y exigir homenaje, sino como mensajeros de misericordia, para cooperar con los hombres en la elevación de la humanidad.” DTG 505.2

En el tiempo de Cristo “La religión, como todas las demás cosas, era asunto de autoridad. Se esperaba que el pueblo creyera y practicara lo que indicaran sus superiores. Se desconocía totalmente el derecho del hombre como hombre, de pensar y obrar por sí mismo” DTG 504.3

Métodos que usa el enemigo de Dios para destruir la libertad de conciencia:

1.- La violencia, el temor y la fuerza.

“ Dios no violenta nunca la conciencia; pero Satanás recurre constantemente a la violencia para dominar a aquellos a quienes no puede seducir de otro modo. Por medio del temor o de la fuerza procura regir la conciencia y hacerse tributar homenaje.” CS 649.1

2.- La privación de los medios de sostén.

"No con sólo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios." Muchas veces el que sigue a Cristo se ve colocado en donde no puede servir a Dios y llevar adelante sus empresas mundanales. Tal vez le parezca que la obediencia a algún claro requerimiento de Dios le privará de sus medios de sostén. Satanás quisiera hacerle creer que debe sacrificar las convicciones de su conciencia. Pero lo único en que podemos confiar en este mundo es la Palabra de Dios.” DTG 96.2

3.- El acarrear sufrimiento, pretextando celo por la justicia.

”No es parte de la misión de Cristo obligar a los hombres a recibirle. Satanás, y los hombres impulsados por su espíritu son quienes procuran violentar las conciencias. Pretextando celo por la justicia, los hombres que están confederados con los ángeles malos acarrean sufrimientos a sus prójimos, a fin de convertirlos a sus ideas religiosas; pero Cristo está siempre manifestando misericordia, siempre procura conquistarlos por la revelación de su amor. El no puede admitir un rival en el alma ni aceptar un servicio parcial; pero desea solamente un servicio voluntario, la entrega voluntaria del corazón, bajo la compulsión del amor. No puede haber una evidencia más concluyente de que poseemos el espíritu de Satanás que el deseo de dañar y destruir a los que no aprecian nuestro trabajo u obran contrariamente a nuestras ideas.” DTG 451.3

4.- Que la iglesia rija las conciencias.

“La doctrina que sostiene que Dios concedió a la iglesia el derecho de regir la conciencia y de definir y castigar la herejía, es uno de los errores papales más arraigados.” CS 337
La iglesia tiene el deber de ser fiel a su cometido de llevar el evengelio eterno a todo el mundo, y de ser fiel a la palabra de Dios. Hasta alli llega su obra, más no es su deber, regir la conciencia e imponer un señorio servil, ni mucho menos exigir homenaje, este último solo le correponde a Cristo.

5.- Se vale de las influencias humanas.

“Satanás se vale para encadenar a sus cautivos por medio de las influencias humanas. El se asegura la voluntad de multitudes atándolas con los lazos de seda de sus afectos a los enemigos de la cruz de Cristo. Sea cual fuere esta unión: paternal, filial, conyugal o social, el efecto es el mismo: los enemigos de la verdad ejercen un poder que tiende a dominar la conciencia, y las almas sometidas a su autoridad no tienen valor ni espíritu independiente suficientes para seguir sus propias convicciones acerca del deber.” CS 655.1

Cristo nos advirtió que se repetiría el dominio de las conciencias:

“Cristo previó que las pretensiones de autoridad desmedida de los escribas y fariseos no habían de desaparecer con la dispersión de los judíos. Con mirada profética vio que la autoridad humana se encumbraría para dominar las conciencias en la forma que ha dado tan desgraciados resultados para la iglesia en todos los siglos. Y sus terribles acusaciones contra los escribas y fariseos y sus amonestaciones al pueblo a que no siguiera a esos ciegos conductores fueron consignadas como advertencia para las generaciones futuras.” CS 654.2

Mientras nos acercamos al fin del tiempo y mientras la mayoria de los seres humanos se vencen ante las fuerzas del mal, el ser humano busca seguridad y salvacion. Si tu conciencia a sido formada en base a un profundo estudio de “la ley y al testimonio”. Amen. Habrás edificado sobre la roca que es Cristo. Por otra parte, si tu conciencia a sido sometida y formada en base a ideas ajenas a “a la ley y al testimonio”, habrás edificado sobre la arena…

Cuando el ser humano le invade el temor y la inseguridad, éste tiende a buscar refugio donde el aprendio que se podia encontrar. Si su conciencia la rindió ante Dios, entonces él acudirá a Dios. Pero si a él se la habia enseñado que su zona de refugio y seguridad estaba en el ser humano, entonces acudirá a donde no hay esperanza ni salvación...

“El reformador contestó: "Ya que su serenísima majestad y sus altezas exigen de mí una respuesta sencilla, clara y precisa, voy a darla, y es ésta: Yo no puedo someter mi fe ni al papa ni a los concilios, porque es tan claro como la luz del día que ellos han caído muchas veces en el error así como en muchas contradicciones consigo mismos. Por lo cual, si no se me convence con testimonios bíblicos, o con razones evidentes, y si no se me persuade con los mismos texto que yo he citado, y si no sujetan mi conciencia a la Palabra de Dios, yo no puedo ni quiero retractar nada, por no ser digno de un cristiano hablar contra su conciencia. Heme aquí; no me es dable hacerlo de otro modo. ¡Que Dios me ayude! ¡Amén!" -Ibid. CS 170,171

“Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo” Romanos 9:1

......